UN PARÉNTESIS EN LA ETERNIDAD

lunes, 14 de abril de 2014

UN PARÉNTESIS EN LA ETERNIDAD


UN PARÉNTESIS EN LA ETERNIDAD

Hemos vistos  los ojos de los fantasmas
 que nos llaman cada noche.
Hemos dado vueltas y vuelta en las cama, 
tratando de robar un gesto a las cosas.
Hemos excomulgado el insecto del silencio 
de manicomios y paredones 
donde se fusila el pensamiento,
aún que no todos tratamos de matar 
a la propia madre.
No todos nos queremos desprender 
de ese cordón umbilical,
 el de la cédula de identidad, 
el de la buena conducta.
Estamos sujetos a la ley de la gravedad  
para que cada quien  haga su propias alas 
o de salto mortal.
Si no somos los redimidos de un dios, 
ni los condenados a la hoguera, entonces 
¿Quiénes somos ? ¿Acaso los señores hamburguesas 
o los jueces de una ley física y moral?
¿Donde se extiende la cuerda? 
La cuerda que salvara a los culpables, 
a los inocentes, a los psicópatas, a los alpinistas.
Al final la cuerda se revienta y todos van aparar al hueco.
Los señores no puedes con todo un universo, 
prefieren señalarnos el ojo del fantasma 
o esa estrella que alumbra el calabozo. 
¡Ojalá pudiera algún día vomitar 
toda esa creencia del bien y el mal!
la moral del político, la del religioso, 
la de todo pensamiento común.
No hemos agotado nada para conocer 
el mundo desconocido,
vivimos aquí para ser masticados 
por las mandíbulas de un ser invisible,
ese que desgarra frases,sonidos, cuerpos. 
SÍ, el reloj es la pequeña jaula de una fiera,
donde el abandono de las cosas se convierte 
en alimento de una espera,
de una vigilia infinitamente insoportable,
la de los péndulos que te llaman,
 robándote el latido del corazón, 
cada mañana,
la del espejo que copia y devuelve innumerablemente  
el gesto del gestor , cielo donde se duplica 
el hombre anónimamente.
Vivo en el presente
 unido a ese cordón y a ese monologo,
escribiendo al dictado el lenguaje del la espera,
el lenguaje que las paredes petrifican 
en el dolor, 
en la almohada,
en el trabajo, 
en el corazón.

viernes, 9 de noviembre de 2012

LOS CAMINOS

Los caminos
no regresan sus huellas,
petrifican los pasos 
para no volverse a pisar
nunca jamas... 

sábado, 22 de septiembre de 2012

ME HABÍA OLVIDADO


Había olvidado 
mis infantiles berrinches 
de juventud, 
mis resacas y vómitos.

Había olvidado que el olvido 
es el oscuro mar de la conciencia, 
donde naufragan las sensaciones 
más oscuras del corazón... 

miércoles, 19 de septiembre de 2012

EL OLVIDO

El  olvido
es aveces un silencio triste 
que sale sin motivo 
sin tiempo y espacio.
Es algo que dejamos,
con la sed 
enterrada del cielo. 
Una memoria sin recuerdos
una cripta de fuego 
que quema el polvo del espíritu

En vez en cuando 
es un sollozo en la tarde 
que pasa 
acariciando los lirios

El olvido
es un polvo del viento,
designado a los caminos 
del  desamor... 

miércoles, 12 de septiembre de 2012

FONDO DEL TIEMPO



Estoy cayendo
en el fondo de un agujero
sin tocar nunca 
el hondo cielo.
Nos mira 
un cuervo de sombra,
lo puedo ver en tus ojos 
en las paredes 
en tu almohada 
Es como una mirada de cripta, 
que hace más grande 
el espacio de la vida.

Los caminos 
no regresan sus huellas 
petrifican los pasos 
para no  volverse a ver 
nunca más  

jueves, 6 de septiembre de 2012

OLVIDADO

Uno se va olvidado, 
oxidado y marchito.
Echado a la brava
por un mundo sin nada 

Uno siempre se está yendo 
mientras su turno espera.
La espera es dilatada y larga
mientras los perros de sombras
ladran.

Uno siempre se está yendo,  
yéndose donde estuvo siempre...
Unos la entrada y otros 
a la salida 

La vida es siempre 
un irse despidiendo
de todo o nada...

lunes, 6 de agosto de 2012

INSTANTES


Hay instantes de eternidad,
que llevan la Fugaz  gloria 
en el viento de las sombras,
una brillantez que estruja 
la suave melancolía 
de la tarde.
Es un segundo que escapa
 por la hendija del tiempo,
un impacto indescriptible
como un beso de sol...

Es un arpegio de luz 
que deja una duda 
en el corazón,
un orbe radiante 
que fluctúa 
con la intensidad del espíritu.

Hay instantes de instantes 
que salpican la razón...
Dan la sensación 
de ser estallidos de sol.

Son sentimientos 
que explotan,
 chispas que ciegan 
robándose un latido 
 de corazón...