UN PARÉNTESIS EN LA ETERNIDAD

sábado, 22 de septiembre de 2012

ME HABÍA OLVIDADO


Había olvidado 
mis infantiles berrinches 
de juventud, 
mis resacas y vómitos.

Había olvidado que el olvido 
es el oscuro mar de la conciencia, 
donde naufragan las sensaciones 
más oscuras del corazón... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario